PREMIO NACIONAL DE ARQUITECTURA 2015 CONCEDIDO A RAFAEL MONEO


PREMIO NACIONAL DE ARQUITECTURA 2015 CONCEDIDO A RAFAEL MONEO


Rafael-Moneo


Después de un agotador invierno lleno de indecisiones parece ser que la primavera, despertando de un letargo cíclico, influye en las instituciones que asumen cierta actividad positiva necesaria para la vida pública.

La noticia de la concesión del premio Nacional de arquitectura del año 2015 a José Rafael Moneo Vallés, nos resulta tan próxima que no nos sorprende, pues está dentro del ciclo natural de la cultura y lo apreciamos con gratitud. Este premio nos hace pensar en su contenido y en la proyección que tiene en una sociedad preocupada por una crisis cíclica.

A Rafael Moneo ya le fue otorgado el premio en el año 1961, junto a Fernando Higueras, por el proyecto para el Centro de Restauraciones, un premio que, a los 24 años, no le hizo perder la frescura de sus comienzos. El premio de 2015 se le concede por la trayectoria profesional y, desde luego, ha sido una trayectoria limpia y progresiva en la que la figura de Rafael Moneo se nos presenta como la de un personaje clásico que bien pudo ser narrado por Ovidio en su metamorfosis cuando la sibila de Cumas desvela a Eneas su destino: “pides mucho, hombre ilustre por tus gestas, la fuerza de tu brazo ha quedado probada en medio de las armas, y tu piedad filial en medio de los hombres. Pero no tengas miedo troyano, obtendrás lo que pides”.

En este momento Rafael Moneo posee casi todas las distinciones que se pueden otorgar a un arquitecto. En realidad, como una figura ya institucional, refuerza con su peso el valor de este premio. Es la fuerza de su tesón y su entrega a la arquitectura, sin olvidar la intensidad del artesano, lo que ha evitado que su labor se haya diluido como suele ocurrir cuando la entidad de los encargos transforma el clásico trabajo de estudio en la estructura al uso de los grandes despachos internacionales. A ello se añade el reconocimiento de una vertiente didáctica que ha formado unas generaciones de arquitectos que, a través de su ejemplo, siguen manteniendo las convicciones que vieron defender desde esa postura intelectual insobornable y desde una leal amistad.

Con el premio Nacional de arquitectura 2015 otorgado por el Ministerio de Fomento se refuerza el carácter de la arquitectura necesitada de verdades morales para la mente común pues la falta de correspondencia entre ética y  estética ha introducido una vertiente apocalíptica que paraliza poco a poco los valores intangibles y permanentes de la cultura, tan necesarios para el devenir de nuestra civilización.

Por tanto el premio de arquitectura propone efectuar un acto de afirmación de la cultura y, Rafael Moneo, al aceptarlo, restituye el puente de la confianza entre un colectivo anónimo que necesita de su incorporación al vasto mundo del compromiso entre cultura material y firmeza intelectual como las bases en las que se apoya el progresivo afianzamiento de la arquitectura.

Por complejo y sofisticado que resulta nuestro tiempo tenemos que reconocer que sus hombres no difieren tanto entre sí como los que la pródiga historia nos ofrece, pues todos se distinguen por la grandeza que el espíritu alcanza a través de sus obras y su testimonio. En estas circunstancias de transformación y cambio de ciclo histórico la trayectoria de Rafael Moneo la podemos englobar dentro de lo que Emerson calificaba como hombres representativos, ya que su arquitectura además de estar inmersa en las ideas, las necesidades y exigencias de su tiempo, forma parte inseparable de los pensamientos y acontecimientos que definen nuestra contemporaneidad. Desde su estudio en el Viso, ha irradiado su influencia en el panorama cultural de nuestra época y, desde nuestros modestos estudios, los arquitectos no sentimos solidarios con su distinción como hombre representativo dentro de ese largo hilo que conecta la civilización y la arquitectura a lo largo del tiempo.


 18 de Abril de 2016

Vicente Manuel Vidal Vidal

Catedrático de Proyectos Arquitectónicos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *