La axonometría como manifiesto de modernidad


La axonometría como manifiesto de modernidad


A menudo la representación gráfica arquitectónica en dos dimensiones pretende representar espacios o lugares de forma tridimensional, lo cual no siempre tiene una fácil lectura por parte del que lo recibe. Las imágenes tridimensionales hacen mucho más fácil la interpretación de un edificio en un solo golpe de vista, y crean una impresión inmediatamente comprensible de este.

Cada una de las técnicas de representación gráfica en tres dimensiones, que vamos a explorar en este artículo, ofrecen una forma diferente de sacar el mayor partido a la hora de representar nuestro proyecto, y nos ayudará a decidir qué método de representación es el idóneo dependiendo de lo que buscamos trasmitir en cada una de las fases del proyecto.

En lengua castellana, la palabra perspectiva, derivada del latín perspicere «ver con claridad», se emplea para definir la representación de objetos tridimensionales sobre una superficie bidimensional, de tal forma que las proporciones entre lo que queda representado y los objetos reales sean del todo coincidentes.

Los dibujos en perspectiva permiten la visión desde un punto de vista determinado, es decir, nos ayudan a focalizar o centrar la mirada en un espacio concreto. Se utilizan generalmente para sacar partido de las partes más sugerentes del proyecto, por lo que, la elección de la vista es la consideración más importante para decidir qué tipo de imagen será la más relevante.

Axonometría (https://es.pinterest.com/)

Tendemos a suponer que las imágenes en perspectiva proyectan una realidad verdadera y mesurada, pero de hecho, la perspectiva está abierta a interpretaciones y manipulaciones por parte del artista o del arquitecto, el cual decide lo que se ve y, lo que no, según donde se sitúa el punto de vista, lo que hace de esta herramienta un arma muy potente en la representación gráfica.

Generalmente, el punto de vista se localiza a la altura de los ojos, pero puede modificarse, de modo que la vista se altere, buscando con ello jugar con la dimensión de los espacios y con la escala de los mismos. La perspectiva a vista de pájaro, sitúa el punto de vista por encima de la línea de la vista, de modo que la imagen aparece como si se hiciera un plano en picado en cinematografía. Se busca dar la sensación de globalidad. Por el contrario, la vista de rana o contrapicado, muestra la escena vista desde una altura ligeramente más baja a la de la vista, lo que produce un aspecto de monumentalidad y potencia el eje vertical.

Axonometría a vista de pájaro (https://es.pinterest.com/)

El plano del cuadro es la superficie plana imaginaria que se sitúa entre el punto de vista y el objeto observado. Normalmente se trata de un plano vertical, perpendicular a la línea que une el punto de vista con el objeto. Cuanto más cerca del objeto esté el plano del cuadro, más grande será la imagen y viceversa.

El plano del cuadro es un concepto procedente de las bellas artes. Albrecht Dürer (1471-1528) inventó una rejilla mediante la cual una escena tridimensional podía ser proyectada con precisión sobre un plano horizontal. El artista colocaba la rejilla cerca de la imagen a retratar y dibujaba una cuadrícula sobre el papel. Empleaba las líneas de la cuadrícula y las del papel como una especie de mapa que le permitía trasladar a la superficie del papel lo que veía a través de la rejilla.

Plano de cuadro (https://es.pinterest.com/)

Por otra parte, cuando en Historia del Arte se usa el concepto de perspectiva lineal venimos a referirnos, en relación con la pintura y el dibujo, a los métodos de representación de la profundidad espacial. En este sentido, dicha perspectiva lineal aparece vinculada al concepto de punto de fuga, concebido como aquel en el que convergen todas las líneas de profundidad.

La perspectiva lineal, o perspectiva con un solo punto de fuga, se suele utilizar para exagerar la sensación de profundidad del espacio que se proyecta. Es una herramienta interesante cuando lo que buscamos es potenciar un espacio de dimensiones acotadas, haciéndolo parecer más grande de lo que lo es realmente.

Este tipo de vista se utiliza a menudo para la representación de espacios interiores, ya que, al introducir el factor de profundidad en el dibujo, este genera una dilatación en el espacio y ayuda al entendimiento de la situación de las cosas en el mismo.

Perspectiva simple (https://es.pinterest.com/)

Como antecedentes más próximos a la formulación de las reglas de la perspectiva, que se produce con la llegada del Renacimiento, podemos citar algunas de las obras de Giotto y, sobre todo, las realizadas por Jan Van Eyck, pero es en la Florencia renacentista de comienzos del siglo XV cuando el problema de la perspectiva se abordó de una manera científica, correspondiendo a Filippo Brunelleschi (1377-1446) la formulación de las primeras reglas, basadas en su idea de que «el arte ha de imitar a la naturaleza». Tales reglas fueron recogidas en su tratado Sobre la pintura de Gian Battista Alberti (1436).

El dibujo axonométrico, también conocido como perspectiva paralela, permite una vista aérea general de un objeto. La ventaja de esta herramienta es que permite una comprensión simultánea de la planta y los alzados internos y externos. Al igual que la perspectiva lineal, la axonometría ayuda a representar un espacio en tres dimensiones en un plano en dos dimensiones.  Además, suelen ser idóneas para explicar la totalidad o partes en detalle del proyecto.

El historiador de la arquitectura Auguste Choisy (1841-1909) utilizó por primera vez dibujos axonométricos en el siglo XIX, y desde entonces los han empleado numerosos artistas y arquitectos del siglo XX, entre ellos los constructivistas rusos Kasemir Malevich (1878-1935), El Lissitzky (1840-1941) y Gerrit Rietveld (1888-1964); los dibujos axonométricos conectaban muy bien con el estilo arquitectónico y artístico de estos creadores vanguardistas.

Axonometrías de Vanguardia (https://es.pinterest.com/)

Desde la década de 1920 la axonometría, ha proporcionado una importante técnica gráfica para artistas, arquitectos e ingenieros. Según Jan Krikke (2000) «la axonometría se originó en China. Su función en el arte chino es similar a la perspectiva lineal en el arte europeo. La axonometría, y la gramática pictórica que va con ella, ha adquirido una nueva importancia con el uso del ordenador».

Los dibujos isométricos ofrecen imágenes tridimensionales similares a las de los axonométricos, sin embargo, los dibujos isométricos tienden a hacer más accesible la representación estrictamente técnica del dibujo axonométricos y a dotarla de mayor perspectiva.

Las imágenes isométricas son de bastante utilidad cuando se busca poner menos énfasis en el aspecto vertical de la vista. Son más fáciles de interpretar por qué el nivel de los ojos está más bajo, lo cual produce una representación tridimensional más realista. La ventaja de estos dibujos es que conectan de manera realista con nuestra percepción natural y son interpretaciones inmediatas de un edificio o espacio.

Isométrica (https://es.pinterest.com/)

Los dibujos axonométricos explotados permiten explicar un concepto o una idea a través de una serie de componentes visuales. Éste tipo de herramienta se utiliza para dar a entender ideas o conceptos complejos y describir la manera en que se ensamblan los diversos componentes del diseño. Con ello se busca facilitar la compresión de las distintas capas, estratos o plantas de los proyectos.

Las imágenes tridimensionales pueden usarse tanto para centrar la mirada del observador en un aspecto particular del diseño como para describir o deconstruir conceptos e ideas. Este tipo de imágenes tienen al mismo tiempo una esencia realista y un potencial de mostrar lo imaginado, y por ello constituyen un medio accesible de comprender un edificio.

Axonometría explotada (https://es.pinterest.com/)

Además de la perspectiva y los dibujos isométricos, los arquitectos disponen de otras formas de representación tridimensional. Los modelos de malla de alambre «wire-frame» proporcionan un medio de visionar un edificio en programas CAD. Éstos modelos sólo muestran las líneas del edificio, pero aun así son una herramienta útil para comprender el proyecto en las primeras etapas de su desarrollo y prever la manera en que se desarrollará después en forma tridimensional. Una imagen de malla de alambre, es en esencia una imagen transparente, que permite al observador ver el edificio como un contorno en tres dimensiones.

Las secciones despiezadas revelan el interior de un edificio o de una forma y por ello son un medio eficaz para explorar las relaciones entre el interior y el exterior de un edificio, o para explicar la estructura o la construcción del edificio y su relación con la idea o concepto originales. Éste tipo de dibujos son a menudo isométricos y se presentan como un modelo del que se ha retirado un plano, pared o sección para dar acceso visual al interior.

Sección fugada (https://es.pinterest.com/)

En conclusión, existen una amplia gama de métodos de representación de objetos tridimensionales sobre una superficie bidimensional, lo importante es saber cuándo es oportuno utilizar cada uno de ellos y que esto nos permita potenciar la imagen final que queremos que defina nuestro proyecto.

 


Autor: José Antonio Antón Sanmartin / Luis Cifo Martínez.

José Antonio Antón Sanmartin / Arquitecto.

Luis Cifo Martínez / Arquitecto.


Fuente: http://www.dtfmagazine.com/blog/grafiando-como-02/


Galería de Imágenes.