Habitar los límites


 


Titulo: Habitar los límites.

Autor: Vanessa Morant Muñoz

Convocatoria: Enero 2017.

Situación: Barrio de San Isidro, Valencia, España.


Memoria Justificativa.


La regeneración urbana del barrio de San Isidro (Valencia) que se propone es a través del espacio público con la creación de un parque urbano que invade los límites físicos del barrio e introduce en él nuevos usos como son el de la vivienda, oficinas, juegos, deportivos, etc. Se pretende pues un espacio urbano continuo y peatonal que engloba el barrio y lo expande. La topografía se utiliza como recurso para acotar espacios y enriquecer el espacio urbano, creando otros flujos complementarios en su interior.

La tipología edificatoria dominante es la de torres que contienen usos híbridos como son la vivienda, las oficinas y espacio comercial. Se produce aumento de densidad (un 25% más mediante aproximadamente 900 viviendas nuevas) con un consumo mínimo de suelo. Se propone una mezcla de usos en altura, divididos en paquetes de una, dos o tres alturas, que se enfatiza en la propia volumetría mediante el efecto de “cajas” apiladas.

Por lo que respecta a la planta de la torre híbrida, el hecho de ubicar el núcleo en una esquina, permite que se mantenga una circulación lineal, pero en este caso el espacio de circulación se expande dejando la posibilidad de incluir en él espacios comunes, que tienen una relación directa con las viviendas.

Al agrupar en paquetes funcionales las plantas, permite crear dobles y triples alturas en los espacios comunes, en los que aparecen flujos verticales paralelos al núcleo de comunicaciones que tiene un carácter más directo y de emergencia. El desplazamiento horizontal de las “cajas” permite también en algunos puntos la iluminación cenital de los espacios, creando ambientes diversos.

El cerramiento que separa las viviendas de las zonas comunes y de relación se materializa de tal forma que crea una relación directa, con un filtro de lamas móviles para flexibilizar la relación visual entre estos espacios.

La materialidad del edificio intenta reflejar su funcionamiento interior, es por esto que existen dos tipos de fachada, la que está cubierta por lamas metálicas verticales cada 50cm, que se utiliza en las zonas de oficinas y zona comercial, y la otra es una piel continua de aluminio estirado o deployée, que es la que recubre las plantas de vivienda. Esta segunda piel se pasa por delante del forjado.

En las plantas de viviendas, se diferencia la fachada sur (sin filtro de deployée) totalmente abierta con carpintería de vidrio, a la que se le añade la protección solar horizontal mediante brise-soleil. Las otras tres fachadas que pertenecen a las viviendas, es donde se dispone dicho filtro metálico, que permite abrir huecos en el interior sin que se pierda la volumetría de “cajas”.

Este proyecto refleja la posibilidad de crear un espacio continuo dedicado a los habitantes y la repercusión positiva de modificar los límites para tener un barrio con un carácter más abierto y agradable. Además de potenciar toda la superficie del espacio urbano mediante un aumento de sus funcionalidad gracias a la mixticidad de usos y su trazado abierto. También pretende reflejar el uso de edificación en altura como opción sostenible de aumentar la masa crítica del barrio y hacer viable económicamente una propuesta tan grande. Además de modificar el perfil de la ciudad de Valencia en el borde del nuevo cauce del río Turia que es bastante homogéneo. El uso de edificios tipo torre permite también el uso de nueva alineaciones independientes a las preexistentes y se integra en el espacio urbano pero sin dejar de representar su carácter diferenciado.

La formalización de las torres mediante paquetes funcionales de plantas deja evidente desde el exterior a la vez su independencia funcional y que forman parte de un mismo conjunto del cual se “alimentan”. Los espacios exteriores en este proyecto adquieren relevancia gracias a las terrazas que tienen un fácil acceso y según su situación tienen un carácter más o menos público.

La elección de unas tipologías destinadas a una o dos personas se debe a la necesidad de cubrir este mercado, casi inexistente en la ciudad de Valencia y cada vez más demandado por la sociedad. Por lo tanto se ofrecen viviendas pequeñas pero fomentando las relaciones sociales mediante una gran cantidad de espacios comunes compartidos.


Galería de Imágenes.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *