Inside-Out


 


Titulo: Inside-Out

Autor: Carlos Pascual Cuervo-Arango

Convocatoria: Enero 2017.

Situación: Barrio de San Isidro, Valencia, España.


Memoria Justificativa.


Una intervención dispersa.

Desde un primer momento se plantea la idea de una intervención no focalizada, de poco impacto, sin la intención de poner la solución a todos los problemas en un único punto.
Todo lo contrario, la propuesta parte de la idea de pasar la mano de forma suave por todo el barrio, exprimiendo sus puntos potenciales. Consideramos por potencial a todo elemento directamente incorporable al proyecto, a todo espacio sugerente por lo que pudiera ser o a todo elemento conflictivo. En definitiva, buscar una solución atenta a todos los elementos analizados. Una propuesta que tenga por finalidad la regeneración del barrio como si de un único lugar se tratara y no una suma de todo.

Frente a la pura funcionalidad del sistema ortogonal predominante, se propone un nuevo sistema complementario, lento, propiedad del peatón o del ciclista. El recorrido urbano que parte del centro de la ciudad, entra en el barrio y se transforma en una serie de recorridos sinuosos, basados en la trama existente de acequias. Pretende recoger todos los puntos de interés, pero también aquellos que lo sean menos. Es decir, un nuevo marco en el que quepa lo preexistente, lo actual y lo venidero.

Naves industriales que serán naves urbanas, dotacionales. Medianeras que serán muros espesos, habitables. Nuevas geometrías fraccionadas que acotarán los vacíos urbanos a la vez que serán permeables a nivel de calle. Acequias que serán partícipes y cambiantes del paisaje urbano. El recorrido y su pavimento atraviesan la ronda sur, predominando. Ahora el elemento extraño es el vehículo, no el peatón. Se reduce la velocidad. El talud se abre y las alquerías se vuelven a ver. Aparece “la plaza del pueblo” que nunca lo fue. Las vías del metro se tratan como si de un tranvía fuera y se adhiere una estructura ligera al pesado puente del metro. No debemos hacer nuevas infraestructuras, debemos hibridizarlas. El peatón y el ciclista conectan con la huerta y la huerta, con la ciudad.

SAN ISIDRO COMO PARTE DE LA CIUDAD
El barrio de San Isidro se sitúa en un punto estratégico del lado sur de la ciudad, pues es de las pocas zonas residenciales que da a la huerta sur desde el frente del nuevo cauce. Normalmente, todo el linde del nuevo cauce se ha dedicado a zonas industriales o equipamientos poco atractivos como por ejemplo el cementerio general.

Debido a la estructura urbana (ejes radiales y rondas circulares) y las desconexiones a nivel peatonal o ciclista que se aprecian en el eje centro-patraix-San Isidro, resulta inevitable pensar en un nuevo sistema que recoja y una todos los espacios, tanto los consolidados como los degenerados estableciendo un marco común, un lugar de lugares conexos.

El ámbito del eje propuesto lo marcan las lineas isócronas que aparecen en el plano. Estas lineas describen el tiempo necesario para recorrer 15 minutos a pie y 15 minutos en bici. Se propone un recorrido huerta-ciudad/ciudad-huerta que sea capaz de conectar estos ambientes tan dis- tintos, uniendo lugares de interés tanto urbanos como agrarios.

OPORTUNIDADES Y CONDICIONANTES DE LA PROPUESTA
Son varios los elementos del barrio a introducir en la propuesta. Surgen tras un análisis profundo de elementos que a simple vista no parecían de interés o incluso no se veían. La prioridad desde un primer momento es la de devolver o dar al barrio por primera vez, un protagonismo en la cota 0 y una relación entre el espacio público, los elementos que se han implantado desde 1973, los elementos que ya existían y las zonas que necesa- riamente deben resolverse. Todo ello formando un único conjunto en coherencia y en diversa armonía. El mayor condicionante o herramienta de proyecto, el sistema hidráulico soterrado. Nace de él, entre otros condicionantes, las pautas para establecer estas nuevas relaciones.

3 TIPOS DE INTERVENCIÓN
El primero es la rehabilitación de las naves y la adecuación del interior de las manzanas para el desarrollo de programas dotacionales. Consiste en liberar el plano del suelo de todo elemento privado y transformarlo en espacio público, en calle o plaza de la que todas las viviendas del interior puedan participar.

El segundo es la reparación de las medianeras existentes a partir de muros habitables de mínima profundidad. Éstos van subordinados a la propia medianera existente y por tanto nunca adquieren mayor altura que ella. Se trata de contenedores habitables con acceso por pasarela y que dejan en el exterior todo elemento que pueda considerarse poco flexible. En el interior, queda una planta libre que puede ser compartimentada. Se pretende con esto, que éstos muros no solo sean viviendas y que cubran cualquier necesidad del propietario.

El tercer tipo es la implantación de nuevas geometrías en los vacíos urbanos y por tanto, no tienen ningún condicionante formal. De este modo se propone una arquitectura fragmentada y permeable, que acote el lugar en el que se ubique sin la necesidad de crear un perímetro cerrado y que además bajo rasante, sean capaz de tener un programa independiente al del nivel de calle.

PROPUESTA ARQUITECTÓNICA
La zona escogida se decide en base a sus características actuales, pues reúne una medianera que nace tras la pro- tección de la hilera de alquerías de la calle Pau y que abarca toda una manzana así como un gran vacío urbano generado por la cambiante normativa de los últimos años. Por tanto, aparecen los tipos 2 y 3. El lugar de trabajo es el espacio urbano acotado por la manzana partida, las traseras de las alquerías y el frente edilicio consolidado.

Se propone una dotación en directa relación con la huerta y con la ciudad. Se trata de un lugar de contacto entre profesionales del sector agrario así como un lugar de experiencia y formación para los ciudadanos. Sería además un punto transmisor del IVIA con el n de que toda las investigaciones llevadas a cabo, pasen a la formación del sector. El centro se desarrolla en dos alturas.

La planta baja es permeable ya que unicamente aparecen pabellones de dimensiones similares a las alquerías con la intención de devolver importancia la plano del suelo. Los pabellones abarcan una sala de conferencias, un invernadero, 3 talleres con 3 huertos y una sala de estudio individual. Además son elementos de iluminación y ventilación actuando como pozos de luz y sirviendo a la cota inferior. El resto de la cota cero pertenece al espacio público y ambos usos.


Galería de Imágenes.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *